Mission

El Centro - Capítulo 2 (Móvil)

PRESENTACIÓN

¿QUÉ NECESITAMOS SABER SOBRE ESTA LECTURA?

Lean Juan 3:1–21


El panorama

Nicodemo conversa con Jesús sobre unas de las cuestiones más intrigantes en Su época y la nuestra: ¿Quién es Él y por qué vino?


En el estudio anterior examinamos el cuento de Adán y Eva y el quebrantamiento que vino como resultado de su pecado. Antes, había armonía, ahora reinan el caos y la ruptura entre diferentes integrantes de la humanidad, entre la humanidad y la creación y dentro de cada ser humano. La mayoría de los hombres y las mujeres experimenta el vacío que resulta del quebrantamiento. En esta sesión, presentamos la solución de esta problemática: Jesús.

Una lectura del Evangelio de San Juan da a conocer la identidad de Jesús y su afán, por medio de una conversación que tiene con un magistrado judío, Nicodemo. Después de que Jesús hizo varios milagros, que en el Evangelio de San Juan se llaman signos, Nicodemo viene a Jesús. Conversan sobre el camino que conduce al Reino de Dios y por qué Jesús ha venido al mundo.


Un contexto mesiánico

Los judíos, a lo largo de su historia, tenían una alta conciencia de su necesidad de resolver el problema del pecado que había comenzado en el jardín. Esperaban el día en que Dios restaurara todo y arreglara el caos en la humanidad y la naturaleza. Esperaban a alguien específico: al Mesías. En hebreo, Mesías significa “el Ungido” y se refiere al ungimiento de un rey, por lo que muchos judíos imaginaban que Dios enviaría un rey, quien resolvería los problemas que empezaron con Adán y Eva.


El Mesías y los fariseos

El Evangelio según San Juan nos dice que Nicodemo era un fariseo (3:1). En los tiempos de Jesús los fariseos se conocían como un grupo que esperaba la llegada del Mesías, la cual consideraban próxima: el Mesías podría llegar en cualquier momento. Con esa esperanza intentaban vivir según los mandamientos de Dios con la mayor intencionalidad posible.

En los evangelios Jesús empieza poco a poco a revelarse como el Mesías del pueblo de Israel, pero a algunos judíos, incluso a los fariseos, les cuesta aceptar la señoría de Jesús y cuestionan sus enseñanzas. Una de las promesas sobre el Mesías era que él obraría signos y milagros. Justo antes del capítulo tres, Jesús enseña en el templo. Los judíos allí le preguntan: “¿Qué signo nos muestras para obrar así?” (2:18). Luego en Juan 2:23-25, Jesús obra muchos milagros y algunos de los judíos creen en Él.

Bajo la oscuridad, y como uno de los fariseos que creían en los signos de Jesús, Nicodemo conversa con Él. Nicodemo reconoce que Jesús viene de Dios (3:2), pero, para que nadie lo vea ni lo denuncie, habla con Jesús de noche. Por los signos que Jesús ha obrado, Nicodemo tiene la valentía para indagarle sobre Su identidad.

Sin embargo, la conversación revela más sobre el carácter de Nicodemo que el de Jesús. A Nicodemo le interesa lo que Jesús dice pero aún sigue incrédulo. La conversación se centra en el Reino de Dios que los fariseos esperaban. Como el rey del mismo, Jesús le explica a Nicodemo cómo puede entrar al Reino: tiene que nacer de nuevo por medio del agua y del Espíritu (se refiere al Bautismo).


Nacer de nuevo

Pero Nicodemo no entiende lo que Jesús dice. En vez de aceptar sus preceptos y esforzarse para entender, Nicodemo duda su veracidad y pregunta, “¿Cómo puede uno nacer siendo ya viejo?” Ha visto los prodigios que Jesús ha hecho y aún no pone su confianza entera en lo que Jesús dice. Jesús indica la clave del asunto: Nicodemo sigue apegado al mundo físico y a la carne, y no puede ver las obras del Espíritu (Jn 3:6). En última instancia, Nicodemo no se fía ni de los signos que ha visto ni del testimonio que ha escuchado. (En Juan 3:11, Jesús menciona “nuestro testimonio”, refiriéndose al suyo y el de Juan el Bautista)


“Porque tanto amó Dios al mundo…”

Para establecer su credibilidad y autoridad con Nicodemo, Jesús hace una declaración audaz: dice que ha descendido del Cielo y que ascenderá, y se compara con un suceso en la vida de Moisés. Durante el éxodo de los israelitas de Egipto, unas culebras mordieron a la gente, de lo cual muchos contrajeron una enfermedad. Moisés puso una serpiente de bronce en un mástil, la alzó y quién la mirara se sanaba. Jesús alude a ese episodio del éxodo para explicar por qué ha venido a la Tierra: Él se alzará (en la cruz), y quien crea en Él tendrá vida eterna.

En este momento, Jesús dice uno de los versículos de la Biblia más conocidos, Juan 3:16, “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna”. El versículo se ha hecho famoso porque resume la razón por la cual envió el Padre a Jesús: no para condenar al mundo, sino para salvarlo. Es el concepto revolucionario de Jesús para nuestra cultura. Aunque muchos han asociado el cristianismo con la condenación al infierno, aquí Jesús aclara que su intención es lo contrario: vino para salvar y no para condenar.


Aplicación a Jesús

Por el amor del Padre, Jesús vino para salvarnos.


¿Por qué el mundo rechaza a Jesús?

Entonces, si vino Jesús para salvarnos, ¿por qué el mundo lo rechaza? Jesús responde que “los hombres amaron las tinieblas más que la luz” (Jn 3:19). Se equivocan, prefiriendo la condenación a la salvación y se quedan en las tinieblas para que sus obras y vidas no se expongan a la luz (3:20). Además, de manera sutil, Jesús también indica que Nicodemo ahora obra en la oscuridad, pero que él no debe temer que sus obras se expongan a la luz.

Al final de su conversación con Nicodemo, Jesús hace una conexión con los temas del pecado y el quebrantamiento que hemos visto en la lectura de Génesis. Todos tenemos la oportunidad de dejar el quebrantamiento que resulta del pecado, pero una parte de cada uno de nosotros sigue aferrada a su vida anterior y rota. Si estamos dispuestos a seguirlo, Jesús nos dará más que una entrada a su Reino: nos enseñará el camino que nos transforma la vidade la división y la discordia a la integridad y la paz. Pero tenemos nosotros que decidir entrar en la luz y vencer nuestro apego a la oscuridad.

Más adelante con el hijo pródigo veremos en detalle el tema de la transformación.


En última instancia

Un objetivo de este capítulo es presentar información histórica que entra en el trasfondo de Jesús en los evangelios. Quizás los participantes en este estudio bíblico son como Nicodemo. Tal vez han escuchado de Jesús y ahora aceptan la invitación a aprender más sobre Él; o saben los milagros que hizo y que resucitó de entre los muertos, pero se quedan aún en el cinismo. Esperamos que, por medio de las preguntas que hace Nicodemo, los participantes se animen a aprender más sobre quién es Jesús y por qué vino a la Tierra. Con esta exploración del mensaje de Jesucristo, su muerte y su resurrección, pueden llegar a confiar en Él plenamente, tal como lo hizo Nicodemo al pie de la cruz (Jn 19:39).


Aplicación a la vida

¿Estamos dispuestos a ver el lado espiritual de la vida? Jesús nos da una invitación de salir de las tinieblas y entrar en la luz.


EXPLORACIÓN

GUÍA DE ESTUDIO

Juan 3:1–21


APERTURA

¿Alguna vez dedicaste una cantidad significativa de tiempo buscando la solución a una duda? Quizás miraste todos los episodios de una serie para ver qué pasa al final; o a lo mejor hiciste una búsqueda en Google sobre un asunto, porfiando hasta encontrar la información precisa.


TRASFONDO

En el estudio anterior, examinamos el cuento de Adán y Eva y el quebrantamiento que resultó de su pecado. A través de su historia, el pueblo judío tenía alta conciencia de su necesidad de resolver el problema del pecado que empezó en el jardín. Esperaban que Dios restaurara todo y que remediara el caos en la humanidad y la naturaleza. Específicamente, esperaban al Mesías, que significa “el Ungido” en hebreo, una referencia al ungimiento de un rey. Creían que un día Dios enviaría un rey nuevo, quien daría fin a los problemas que empezaron con Adán y Eva. Una de las promesas sobre el Mesías era que realizaría milagros y signos.

En el Evangelio de San Juan, mediante la conversación que Jesús tiene con el rabino Nicodemo, nos enteramos de la identidad de Jesús y de su intención de salvar al mundo. Después de ver los signos y milagros de Jesús, Nicodemo lo busca de noche y hablan sobre cómo entrar en el Reino y por qué Jesús vino al mundo.


LECTURA

Lean Juan 3:1-21 juntos.


Lean Juan 3:1-2


1. ¿Qué nos dicen los versículos 1 y 2 sobre Nicodemo?

Respuesta: Sabemos que Nicodemo era un magistrado judío de los fariseos, que vino de noche para conversar con Jesús y que creía que Jesús vino de Dios por los signos que Él obra.


2. Tomando en cuenta lo que leímos sobre el Mesías, ¿por qué es importante que Jesús obre señales?

Respuesta: Los judíos tenían la expectativa de que el Mesías obrara señales.


3. La conversación con Nicodemo ocurre justo después de un encuentro importante que Jesús tiene con la gente en Jerusalén. Lean Juan 2:13-22 y expliquen la reacción de los judíos a las acciones y enseñanzas de Jesús.

Respuesta: Quieren que Él pruebe sus palabras con signos (señales).


4. Lean Juan 2:23-25. ¿Qué hace Jesús después de esta conversación en el templo?

Respuesta: Jesús obra signos.


5. En general, ¿por qué piensan que la gente quiere ver una señal (signo) para poder creer algo?

Permita los comentarios.


6. ¿Cómo alimentan las señales la fe?

Permita los comentarios. Ejemplo: Las señales nos dan más confianza.


7. ¿En qué sentido se pueden llegar las señales a ser un obstáculo a la fe?

Permita los comentarios. Ejemplo: Podemos confiarnos demasiado en las señales.


8. Al final de Juan capítulo dos, ¿por qué Jesús no se confiaba a aquellos que creyeron en su nombre?

Respuesta: Jesús no se confía a ellos.


9. ¿Qué nos dice la reacción de Jesús sobre la fe de la gente?

Respuesta: A lo mejor, su fe se basaba solamente en los milagros.


Lean Juan 3:3-12


10. ¿De qué hablan Jesús y Nicodemo?

Respuesta: Si Jesús es el Mesías/Rey, tendrá un Reino. Jesús explica a Nicodemo que para entrar en el Reino, tiene que nacer de nuevo por medio del agua y el Espíritu, aludiendo al Bautismo.


11. ¿Cómo reacciona Nicodemo?

Respuesta: Nicodemo no entiende lo que Jesús dice, pero en vez de hacer preguntas para aclarar sus dudas, parece que Nicodemo cuestiona y pone en duda el mensaje de Jesús en sí.


12. ¿Qué piensan sobre la reacción de Nicodemo: es razonable?

Permita los comentarios.


13. ¿Qué piensa Jesús sobre la reacción de Nicodemo?

Respuesta: Jesús invita a Nicodemo a confiar en Él.


14. ¿Por qué piensas que Jesús se siente así?

Respuesta: Jesús le recuerda a Nicodemo sobre los signos y el testimonio que ya ha visto. Nicodemo ya tiene la evidencia, pero tiene que tomar el próximo paso y creer en algo más allá de lo que ve.


15. ¿Piensas que hay algo más allá del mundo físico? Explica tu respuesta.

Permita los comentarios.


16. ¿Por qué piensas que la gente cree en algo más allá del mundo físico, si no puede verlo? (Jn 3:13-18)

Permita los comentarios.


17. ¿Qué dice Jesús sobre quién es y por qué ha venido?

Respuesta: El Padre, por su amor, envió a Jesús para salvar, y no para condenar, el mundo.


18. Juan 3:16 es uno de los versículos más conocidos de la Biblia, que se lee hasta en pancartas que el público alza en algunos partidos deportivos. ¿Por qué piensan que este versículo se cita tanto?

Permita los comentarios. Ejemplo: El versículo explica por qué Jesús vino a este mundo.


19. ¿Por qué dice Jesús que la gente no lo acepta?

Respuesta: La gente prefiere las tinieblas a la luz.


20. ¿Por qué dice que la gente prefiere las tinieblas a la luz?

Respuesta: La gente no quiere que sus obras se expongan a la luz.


21. ¿Qué nos dice esto sobre lo que implica en la vida de uno aceptar a Jesucristo y al cristianismo?

Respuesta: Aceptar a Jesucristo y el cristianismo implica que cambiemos nuestro ser y proceder.